Porque la vida debería ser

como es el jazz...

FAQ
Ahora estoy leyendo...
Mi humilde opinión...
Casa desolada
Charles Dickens
Ajá... ¿Y?
Fast and furious


De niños, los Malpica Maury salíamos de vacaciones muy poco y muy cerca. Por eso atesorábamos cada vez. A eso hay que añadirle que mi papá no era nada aventurero. O íbamos con reservaciones hechas o mejor ni poner un pie fuera de la casa. Por eso me brinca a la memoria aquella vez que, de la nada, quiso lanzarse a intentar conseguir búngalo en Oaxtepec, uno de nuestros destinos más visitados y más choteados, sin siquiera haber llamado antes y en plena semana santa.

El coche empaquetado con la familia completa (cinco escuincles en el asiento trasero), más maletas, más un calor endemoniado, más la monserga de irnos por la Libre, llegamos hambrientos a Oaxtepec a media tarde sin otra cosa a nuestro favor que el haber llevado los dedos cruzados (hasta de los pies) los siete viajantes por todo el camino.

(La historia completa aquí.)



...hay que galofrar
 
 
Toño Malpica