Primer día de clases

 
Y, con todo, me tocó ver en la calle al menos a un par de niños chillones, una niña siendo arrastrada por su mamá como si fuera a la guillotina y hasta restos de vómito (leche y cereal) en las escaleras del metro. El mismo Bruno puso ese terror en términos precisos mientras lo llevaba a su nueva escuela: “¿Y si nadie quiere jugar conmigo?”

El horror.

Tal parece que esa pavorosa angustia del primer día de clases está fuertemente ligada a la necesidad de encajar, de ser aceptado, de no estar dando vueltas en el recreo con las manos en los bolsillos y pateando piedritas mientras otros se la pasan bomba y rebomba.

Confieso que dejé al niño en la puerta de la escuela y un escalofrío me recorrió la espalda. Porque a mí no solo me pasaba sino que me sigue pasando. En fiestas o en reuniones o en juntas o en viajes o en congresos o en pláticas o en ferias o en chambas o en cursos o en talleres o en entrevistas o…

¿Y si nadie quiere jugar conmigo?

El consuelo es éste, chamacos y chamacas. Paren bien la oreja: Siempre hay otro que tiene el mismo miedo.

Los mejores amigos que he hecho en mi vida han sido grandes pateadores de piedritas.

Y ellos han hecho, poco a poco, que mi zona de confort se extrapole al mundo entero.

Así que no le den mucha importancia al asunto. Pero sí procuren cargar consigo un lunch suficientemente suculento.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook