Digo entonces adiós…

  Siempre me he considerado un tipo afortunado. Sobre todo cuando me ocurren cosas buenas que no esperaba. Los premios y reconocimientos por trayectoria fácilmente quedan por encima de cualquier otra cosa. En este talante, el año pasado me nombraron Embajador FILIJ, un título que, ya lo dije antes, siempre sentí me quedaba grande (una […]